Archivo de la etiqueta: Tim Reynolds

No bebas el agua

Es curioso que viviendo en el planeta azul, el agua que separa nuestros continentes ejerce su poder de separación de una forma voraz, tan voraz como la codicia del ser humano.

Siempre que surgen conversaciones sobre ecología, medio ambiente o, simplemente, supervivencia, acabo pensando lo mismo, el ser humano es la primera especie en peligro real de extinción, pero creo que es algo que nos hemos buscado solitos. Como especie somos un desastre. Mas allá de que maltratemos sistemáticamente al planeta que nos mantiene con vida, al planeta que dispone de sobrados recursos para que ningún ser humano tenga que pasar hambre o sed. Mas allá de eso, creo que como especie hemos vivido en permanente estado de canibalismo.

Ya comenté algo parecido en el post que publiqué en el día de la tierra. Mas allá de desastres ecológicos ocasionados por la codicia de unos pocos, deberíamos reprocharnos que es esa misma codicia la que mantiene a la mitad de la población en condiciones que ni tu ni yo llamaríamos humanas.

Hoy se trataba de hablar del agua y bueno, yo que tengo dos hijas pequeñas, me pregunto como podría explicarles esto. Mis hijas ahora deben pensar que el agua sale del grifo cuando lo abres, cae del cielo cuando llueve y está en la piscina y en la playa en verano. El mundo siempre es mas sencillo desde la lógica de los niños, lástima que solemos olvidarnos de eso demasiado pronto.

La realidad, la triste realidad de la que, por supuesto, ni tu ni yo somos culpables pero quizá seamos cómplices, es que para muchísima gente en este planeta, el mero hecho de no pasar sed ya es un lujo. Así que ni pensemos en otro usos que le damos nosotros al agua que disfrutamos.

En nuestra estupidez como especie, los seres humanos hemos decidido matarnos por muy diversas cuestiones. Teniendo por seguro que aire, alimentos y agua son las tres cosas sin las que vivir es imposible, aun no nos matamos por el aire porque es el más difícil de controlar de estos elementos. Sin embargo, el agua, que repito, nuestro planeta tiene suficiente para darnos de beber a todos y regar nuestros cultivos, ha sido, es y, lamentablemente, será motivo de disputa y extorsión.

Igual estas pensando en Africa, en las zonas mas pobres del planeta. No te preocupes, no hace falta ir tan lejos. En nuestro país se utiliza el agua para hacer política, tranquilo que no me voy a meter en eso. Pero lo lamentable es que eso suceda, que en países desarrollados como el nuestro donde hace muy poco hemos sufrido una sequía terrible, perdamos la mitad del agua que transportamos debido a unas infraestructuras deficientes. Son ese tipo de cosas que te indignan profundamente, te piden que ahorres agua, sabes que hay gente muriéndose de sed y en tu ciudad tiran los mismos litros que se consumen.

En fin, ya he dicho que me parece lamentable que el agua sea motivo de disputa así que no meteré en mayores cuestiones políticas.

Creo que el problema del agua, como el de la pobreza, el verdadero problema, no radica en dar mas o menos a los que no tienen. Lo que necesitamos es un cambio de actitud. Un cambio social. En los países en los que “disfrutamos” de eso que llaman “bienestar” tenemos que darnos cuenta de que un verdadero bienestar es posible para todos. No nos engañemos, en Africa no tienen agua para beber y aquí nos gastamos el agua en lavar nuestros coches con letras cada vez mas grandes y en que nos ayude a tragar los ansiolíticos. Y es que creo que vivimos una felicidad plastificada, una felicidad que ha sido diseñada por otros, que nos crean la sed y nos dan de beber su agua.

Sí, creo que ese tampoco era hoy el tema, otro día vuelvo a eso. El tema era el agua y cuando Paco Polo me comentó que desde Actuable estaban organizando el Blog Action Day y que iba sobre el agua, no lo dude ni un segundo. Haría un post con esta canción, “Don’t drink the water” de Dave Matthews. Tiene su gracia que haya que hablar del agua y titule el post “no bebas el agua”. Sí, pero me encanta esta canción, es muy dura y habla sobre lo que comentaba antes. Como desde nuestros púlpitos de civilización y progreso hemos exterminado pueblos enteros de gente que vivía pacíficamente. Gente que ya conocía el paraíso antes que nosotros y la que nos hemos quitado de en medio porque hasta el cielo que no conocemos visto también quiere ser impuesto a nuestro capricho.

Es una canción dura, dura contra los políticos, los lobbys, las religiones. Dura contra esa parte del mundo que se cree con derecho a construir su hogar encima del tuyo. Una canción que pide que no bebas el agua porque el agua esta llena de nuestra sangre derramada, del canibalismo social en el que vivimos.

Dave Matthews viene intercalando desde hace tiempo el inicio del que podríamos llamar segundo himno americano, el clásico compuesto por Woody Guthrie “This land is your land” cuyo mensaje es opuesto al del resto de la canción.

Además, el video es muy reciente y pertenece al concierto anual que organiza la Fundación Farm Aid que lucha para que los granjeros americanos puedan seguir manteniendo sus cultivos de manera ecológica y puedan garantizar su subsistencia frente a las grandes corporaciones.

Sí, no es un post optimista, ni es una canción optimista. Es mas bien un post y una canción un tanto enfadados pero ha salido así. Un mundo mejor es posible y en eso si que soy optimista :)

Por favor no olvides apoyar el cumplimiento de los compromisos internacionales para aumentar el acceso al agua potable en el mundo

“Don’t Drink The Water” Dave Matthews & Tim Reynolds

Para ver la letra de “Don’t Drink The Water” en inglés y español, pincha aqui

En nuestras tumbas

Mi profesor de Literatura se llamaba Rodrigo, perdón, Don Rodrigo. Supongo que el nunca tuvo mucha fe en que yo pudiese escribir algo medianamente coherente, y hacía bien. Pero vayamos al lío. Recuerdo a Don Rodrigo en una de sus intensas explicaciones hablándonos de la autobiografía de un autor, no recuerdo el nombre pero tampoco es un dato relevante. El caso es que nos contaba que el autor relataba unos treinta años de su vida en media página y, sin embargo, dedicaba, no recuerdo cuantas, un buen número de páginas a contar como se tomaba una taza de chocolate caliente. No sabe Don Rodrigo que, esa noche, escribí un pequeño poema titulado “Vida hecha de instantes”.

Un poco de cine ;)

“El club de los poetas muertos”

Dice Dave Matthews cuando presenta esta tema, que esta es una canción sobre la muerte, y es curioso porque yo siempre la entiendo como una canción sobre la vida. Al final, antes de pasar a habitar otro cajón, uno debe preguntarse que ha guardado en otros cajones. Me hablaron una vez de la existencia del cajón de la felicidad. Tú tienes el tuyo y yo el mio, y si quieres, podemos compartirlo, es un espacio donde ese escritor guardaba el aroma de aquel chocolate, donde puedes guardar un café con alguien especial, la calada de un cigarro, una mirada… momentos.

El cajón de la felicidad no es el carro de la compra, aquí cuando pasas por caja no tienes derecho a devolución. Es un cajón que no puedes llenar tú solo y nunca sabes quien te va a ir dejando cosas allí.

Creo que hay un truco para llenar ese cajón, como escuchas en el fragmento de “El club de los poetas muertos”, el “truco” es “vivir a conciencia, extraer todo el meollo a la vida”. No se si guardan relación la película y la canción pero, al final, dejan el mismo mensaje, es una faena tener que morirse pensando que hubiese pasado si hubieses intentado perseguir tus sueños.

“¿No te gustaría estar sentado en la cima del mundo con tus piernas colgando libremente?”. A lo mejor tú eres de los que prefieres tenerlo todo controlado y está bien pero supongo que ya sabes que, el dolor y la decepción llegan y, afortunadamente, la felicidad siempre puede volver. Tu cajón de la felicidad puede ir siempre contigo y se puede abrir en cualquier momento, esa es una sensación mágica, es la sensación de estar vivo. Sentir es arriesgar y vivir la recompensa. (pon aquí dos palabras en Latín)

Pincha aqui para ver la letra en inglés y español de “Lie in our graves”

Dave Matthews & Tim Reynolds “Lie in our graves”

#41

¿Y que más da, qué importan las explicaciones que puedas dar? A veces las cosas simplemente salen mal y no hay forma de arreglarlo. A veces, no te queda otra que “resetear”. Los recuerdos son traicioneros.

Los recuerdos son traicioneros, nos manipulan, nos generan prejuicios, insatisfacción. Los recuerdos nos previenen y nos protegen, a veces en exceso.

Los recuerdos del dolor nos hacen como somos. Yo creo que uno es lo que disfruta y, sobre todo, lo que sufre.

Ni soy psicólogo, ni nada parecido y creo que hay sesudos y documentados estudios que explican nuestros mecanísmos de defensa. Esa fase en la que el temor a volver a sufrir te hace renunciar a muchas cosas. Es triste, es como salir a empatar, sabes que podrías ganar pero tienes miedo a perder.

Se habla a menudo del temor a lo desconocido pero yo creo que eso es cuestión de carácter. En muchas cosas, y más si hablamos de sentimientos, el temor a volver a sufrir es tan terrible, que eso nos lleva a traicionarnos a nosotros mismos. Y, a veces, esa traición puede tener consecuencias vitales, puede cambiar nuestra vida. Supongo que eso es a lo que los especialistas llaman trauma.

Yo pienso que es una cuestión de actitud frente a la vida, que los palos nos duelen a todos pero que “no vivir por haber vivido” es una opción triste. No, es una opción trágica. A veces el riesgo merece la pena.

Vete tu a saber porque me sale escribir esto con esta canción. Y es que, no se si esto es lo que la canción significa, no sé lo que te dice a ti, no me interesa entenderla, yo la siento de esta forma. Y es una forma especial. Para mi, y para mucha gente, está es mi canción favorita de Dave Matthews. Seguramente las hay mejores pero esta canción tiene emoción, me produce tristeza, me hace sentir pasión y, de alguna manera, me genera esperanza.

Este post es completa y absolutamente prescindible, lo imprescindible es la canción. Tanto que te dejo dos versiones, una acustica, Dave Matthews y Tim Reynolds en el Radio City Music Hall de Nueva York. Por favor, fijate en sus caras y fijate en las caras del público.

La otra versión es muy especial, esta es para valientes (alguno dirá que para ociosos). Es una versión que necesito escuchar de vez cuando, y que me deja una sensación de bienestar increible. Aviso, es especial, es Dave Matthews Band acompañados por Bela Fleck And The Flecktones y son más de 32 minutos!!! de una maravillosa “jam” de rock, jazz y folk. Si te atreves y tienes tiempo, relajate, escuchala con calma y me cuentas.

Ah, ¿Que por qué se llama número 41? Bueno, yo creo que a veces, las preguntas más dificiles tienen la respuesta más simple. Supongo que era dificil ponerle título a una canción tan increible. Esta es la canción número 41 que Dave Matthews escribió.

Para ver la letra de #41 en español e inglés, pincha aquí.

Dave Matthews & Tim Reynolds “#41″

Dave Matthews Band & Bela Fleck and The Flecktones “#41″

Pincha aqui para escuchar y descargar el audio de  #41 Dave Matthews Band (feat. Bela Fleck And The Flecktones)

“Estuve volando en el cielo,

y sé que era un sueño,

porque nunca antes había volado.

Y  pasaba por las estrellas, y por los planetas…

y sé que era un sueño porque

nunca antes había volado.

fui lejos y más lejos,

hasta que vi este  pequeño planeta azul,

y algo me hizo ir allí,

y pensé que era un sueño porque

nunca antes había volado.

Y aterrizé en este pequeño planeta

y despues encontré

a la banda mas grande del Universo,

Bela Fleck And The Flecktones.”

Canción de Navidad

Ella fue su chica; el fue su novio.
Ella es su mujer, lo tomó como marido.

Una sorpresa en el camino, algún día, algún día…
Un gracioso bebé babeante.
Los tres hombres sabios siguieron su camino
para llenarle de amor
mientras el yacia en el pesebre,
le llenaron de amor, amor, amor
amor, amor, amor…
El amor esta en todas partes.

No se supo mucho mas de su infancia,
mantuvo a su madre María preocupada,
siempre por ahi en sus cosas.
El encontró a otra María por un precio razonable,
menos honrada como sabemos.

Su corazón estaba lleno de amor, amor, amor,
amor, amor, amor.
El amor está en todas partes.

Cuando Jesucristo fue clavado en su arbol
dijo “Oh, Papi, puedo ver como será todo pronto,
he venido para que ella tenga un poco de luz en su oscuridad.
En vez de temer, derramo la sangre de mis hijos en todas partes”

La sangre de nuestros hijos por todas partes,
la sangre de nuestros hijos por todas partes,
la sangre de nuestros hijos por todas partes,

Así continua la historia, así me la contaron.
La gente que le conoció no tenía un corazón tan grande,
ludopatas y ladrones,
borrachos y bromistas, todos unos buscavidas,
como tu y yo.

Los rumores insistían, el pronto sería,
por sus desviaciones,
detenido por las autoridades,
menos informadas que el.
Borrachos y bromistas. Todos buscavidas
buscando amor, amor, amor
amor, amor, amor.
El amor esta en todas partes.

Se hicieron los preparativos
para el día de su celebración.
El dijo “comed este pan y pensad en el como si fuera yo,
bebed este vino y soñad que será
la sangre de nuestros hijos en todas partes,
la sangre de nuestros hijos en todas partes”
La sangre de nuestros hijos en todas partes.

Padre que estás sobre nosotros,
por qué entre tanto odio
me has llenado de amor,
amor, amor, amor…

y la sangre de mis hijos en todas partes

Dave Matthews & Tim Reynolds “Christmas Song”