La Conversación (Revolución)

Cada vez que el mundo cambia, a la mayoría de la gente le pilla por sorpresa. Los grandes cambios de nuestra historia han venido motivados por revoluciones sociales y, este concepto, el de revolución social, también ha sufrido su propia evolución, no siempre se utilizan las mismas armas, la misma propaganda.

Los grandes cambios proceden de abajo por una sencilla razón, al que está arriba no le interesa que nada cambie a menos que se sienta seriamente amenazado. Por eso, sigo pensando que, a menudo, para alcanzar una evolución se necesita una revolución.

Si sigues leyendo ahora y no te has ido en el anterior punto y aparte, gracias, todavía no tienes prejuicios demasiado grandes. La palabra “revolución”, manoseada como pocas, tiene distintas acepciones según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, así que, para no entrar en discusiones semánticas, me voy a quedar con la cuarta que dice “Cambio rápido y profundo en cualquier cosa”.

La tecnología es un enorme facilitador de nuestras revoluciones modernas, nos da velocidad y repercusión, velocidad y repercusión que rompe barreras, que iguala las cosas, algo por lo que deberíamos felicitarnos porque, aunque seguimos viviendo entre profundas desigualdades sociales, las nuevas formas de comunicación, las nuevas vías a través de las cuales podemos difundir nuestro mensaje, están brindando nuevas oportunidades a mucha gente. Se que aún queda mas gente fuera que dentro pero estamos ampliando el aforo del teatro a gran velocidad y hemos dejado las puertas abiertas.

Durante esta semana, en este pais hemos vivido una pequeña revolución. Sí, lo se, revolución minoritaria en cualquier caso y cuyo contenido la mayoría de la gente sigue sin entender, algo que es común al inicio de todas las revoluciones, pero revolución al fin y al cabo y, desde luego no tan minoritaria, se ha puesto a mucha, a muchisima gente de acuerdo en muy poco tiempo. Por supuesto, hay muchisimas ideas y muchisimos apoyos matizados, pero eso no hace sino enriquecer el debate y dotar de un mayor sentido al verdadero significado de esta revolución.

Esta mañana comentaba ironicamente en twitter que iba a hacerme unas tarjetas de visitas que me definiesen como internauta. “Internauta” es una palabra que no existe en nuestro diccionario todavía y cuyo significado ha sido elevado por nuestro gobierno y medios de comunicación, para ellos un “internauta” no es una persona que utiliza internet, para ellos un “internauta” no es un ciudadano, no. Ahora, setenta años después del final de la Guerra Civil ya tenemos las dos nuevas españas, la analógica y la digital. Ahora están los ciudadanos y estamos los internautas, una minoría a la que se nos ha despojado nuestra condición de ciudadanos, de ciudadanos, claro está, en el sentido en el que los medios de comunicación entienden este término, que viene a ser algo así como “individuo que asume que hay distintas opiniones, según el periódico o revista que lees, canal de televisión que ves o emisora de radio que escuchas pero entiende que hay una única verdad, y esa es que las cosas que suceden, las noticias que se generan, son solomente las que ellos cuentan o crean”.

Los internautas, no somos ciudadanos, hemos perdido nuestra ciudadanía porque hemos roto la pacifica convivencia de los poderes establecidos. Los internautas somos seres raros, uraños, egoistas y antisociales escondidos detrás de nuestros ordenadores buscando adueñarnos de todo lo que los ciudadanos de bien han construido a lo largo de muchos años. Los internautas no tenemos paciencia y nunca tenemos suficiente, lo queremos todo y lo queremos ya, los internautas somos auténticas alimañas, que no respetan las tradiciones, los cauces establecidos, que derriban industrias a golpe de ratón.

Pues si, facebook debería ir creando un grupo en el infierno que es donde acabaremos todos los internautas. Iremos todos al infierno por poner en jaque a la mayor industria de la humanidad, mas grande aun que la de la guerra, la industria de la opinión, el cuarto poder, que en realidad es el primero, el que decide lo que está bien o mal, lo que pasa y lo que no pasa.

Aqui está la verdadera revolución. A estas alturas no hace falta que de mi opinión sobre la cautividad de muchos autores, de los generadores de cultura. Allá ellos, tu y yo también somos autores también generamos cultura, estamos dentro.

La verdadera revolución es la apertura del debate. Yo doy mi apoyo al manifiesto aun sabiendo que, como no podía ser de otra forma, es imperfecto y creo que este manifiesto supone un gran punto de partida para generar un gran manifiesto que podamos escribir entre todos, el manifiesto de nuestra libertad.

Como no soy de los que se calla y me van a pedir que me moje con respecto a la polémica lista de Sinde, ahi va mi opinión. Creo que esta revolución que estoy mencionando rompe con los antiguos modelos de representación. Las personas que fueron convocadas a la reunión del pasado jueves día tres con la Ministra de Cultura no fueron en representación de nadie mas que de ellos mismos, hasta donde yo se, ninguno de ellos ha pretendido arrogarse la representación de nadie, todos ellos han aguantado el ensañamiento y la mofa de la mayoría de los medios de comunicación “tradicionales” y la desaprobación, llegando a veces hasta el insulto, de muchos “ciudadanos” dentro y fuera de la red. El tiempo lo dirá y, seguramente, algunos de ellos podrán obtener algún tipo de beneficio “mediático” y otros podrán ver perjudicada su reputación o negocios por haberse expuesto demasiado. Cosa que yo, escribiendo esto, también puedo estar haciendo.

En este sentido comparto la opinión de uno de los asistentes a la reunión, Julio Alonso que confesaba que el no se hubiese postulado para representar a todo el colectivo que ha apoyado el manifiesto y que si el Ministerio de Cultura no hubiese elegido a las personas con las que quería reunirse, dificilmente se hubiese podido conseguir representantes con legitimación suficiente para representar a los “internautas”.

Y así es, esta es nuestra revolución, el fin de un modelo, el del monopolio de la opinión…

Canta Matt Hires “estaba preparado para la verdad pero no estaba preparado para una revolución”. Tómate tu tiempo.

Bienvenido a La Conversación, todo el mundo está invitado.

The Beatles “Revolution”

15 pensamientos en “La Conversación (Revolución)

  1. Antonio Domingo

    No se te puede dejar solo, eres un revolucionario, o peor, eres un internauta.

    Cuando el año pasado Casciari decía en el EBE (una charla magistral, si no la has escuchado búscala que merece la pena) con un tono despectivo “eres un blogggggero” me identifiqué rápidamente y pensé que nunca podría llegar a ser algo peor, que había llegado muy bajo en la escala de la degradación personal, pero si, me acabo de dar cuenta que hemos bajado aun más la empinada cuesta de la evolución, y ahora somos “internautas” (lease con tono arrastrado y despectivo, insultante, peyorativo, con evidente intención de desprecio.
    Un abrazo amigo por significarte
    PD.- y porque no has puesto una canción de los DMB? eso me descuadra :-(

    Responder
    1. gongarcia

      Hola Antonio,

      He estado pensando en el post de otra forma y al final me ha salido así, creo que no puedo evitar lo de escribir un poco por intución. De hecho había preparado otra canción de Dave Matthews Band y otro título para el post pero ya ves he variado un poco la idea y me parecia que iba a complicarlo en exceso. En cualquier caso, este blog no es exclusivo para canciones de Dave Matthews, habrá otros artistas, y bueno, creo que los Beatles nunca están de más, no te parece?

      Un abrazo

      Responder
      1. Antonio Domingo

        Me encantan los Beatles, no tengo nada en contra de ellos, siempre es agradable escucharlos pero nos tienes acostumbrados a DMB que sorprende.

        Y respecto al post, mi comentario es en tono positivo a tu exposición, para que quede claro.

        Responder
        1. gongarcia

          Me habia quedado clarisimo, un día de estos tenemos que discutir por algo que la gente va a empezar que somos amantes o algo incluso peor… amigos (ahhhh, que horror). Otro abrazo

          Responder
  2. Cosechadel66

    Un análisis estupendo…aunque no esté de acuerdo en parte de él. Porque no deberiamos juzgar un análisis por que nos da o nos quita la razón, sino por su intento de llegar a la verdad de una manera sincera. Y se que es el caso. He leido la ley, he leido el manifiesto… y no estoy de acuerdo con el. Creo que en su redaccon participa gente interesada en intereses, valga la redundancia, personales y económicos. Y como te comentaba, el “no represento a nadie”, para mi, se debe decir antes de entrar, no después.

    Un saludo y un abrazo, Gonzalo

    Carpe Diem

    Responder
    1. gongarcia

      Gracias Adolfo, yo no he pretendido juzgar a nadie. Intentaba decir que la ley y el manifiesto tienen un importancia relativa, me quedo con lo que significa el movimiento producido, la revolución social de la que hablo. Creo que no hace falta que nadie insulte a nadie, sigo reivindicando la conversación.

      Un abrazo

      Responder
  3. Luisso

    Pues si padre… yo me confieso…soy Internauta.

    Nos consideran frikis simplemente por estar tiempo delante del ordenador o revisando el movil cada dos por tres… en lugar de adivinar que estamos compartiendo información y comunicandonos.

    El jueves pasado vivimos una jornada histórica siendo participes de una reunión en la que (representados o no) se defendian los intereses de una minoría silenciosa en pro de la libertad de expresión en internet.

    Un acto provocado por un manifiesto, cuya consecuencia (estemos de acuerdo con el o no), pilló por sorpresa a los poderes habituales y les perjudicó, arañando sutilmente sus egos impolutos.

    Ese realmente ha sido el exito de todo esto. Un grito silencioso – como el que solo pueden escuchar los perros- pero que ha tenido y puede tener consecuencias para la comunicacion global y la opinion social en España.

    Como bien dice mi amigo Gonzalo, una Revolución… de la que muchos sentimos parte de ella.

    Responder
  4. abarbero

    Pues yo lo primero que quiero decir es que además de internauta soy persona, empresario y ciudadano de este país.

    Puede que estemos viviendo una revolución, y en muchos puntos estoy de acuerdo contigo.

    Por otro lado, no puedo dejar de pensar que el 99,99% de los ciudadanos de este país no sabe lo que es Twitter, ni se ha enterado de lo que pasó el jueves y el viernes. Los pocos que lo han hecho, ha sido a través de interesados medios que han tergiversado y pervertido la información a su gusto e interés.

    También creo que sobreestimamos las capacidades intelectuales de este nuestro país, y de sus habitantes. Las minorías ilustradas (y perdonad la expresión, que suena pedante), no logran cambiar, ni nunca lo han hecho, una realidad que nos obliga a ver cómo una convocatoria tan relevante como la que se hizo esta semana movilizó a unas 1000 personas en todo el país (internautas piratas y advenedizos), mientras la presentación de Cristiano Ronaldo aglutinó más de 50.000 personas.

    Está claro que Internet es una revolución, lo ha sido desde hace 20 años. También que esto que llamamos la web 2.0 ha servido para establecer nuevos parámetros y modelos de relaciones.

    Pero no debemos olvidar que la mayoría de jóvenes españoles (el futuro), usan Facebook y Tuenti para ligar, y que el medio (impreso y online) más leído es el Marca.

    Responder
  5. Rbk Saez

    Hola!!

    Me encanta tu forma de ver la situación ya que en gran parte opino como tu, estamos ante el inicio de un cambio social largo, complejo y desconocido.

    Énfasis en desconocido porque si algo me llama la atención es que muy poca gente entiende lo que ocurre. Estos dos días desconecte (mas o menos) y aprovechando que me reunía con amigos que de internet saben 2 cosas (descargarse pelis y ver el mail) y me dí cuenta de que:

    1)la mitad no se habían ni enterado.
    2)la otra mitad creen que todo viene de que la gente se descarga pelis por el emule y que quieren pararlo.
    3)el 90% de los presentes no tenian idea de lo que son los contenidos digitales.

    Me quede impactada, por lo que cuando leí tu definicion de “internauta” (y yo soy una internauta) me di cuenta de que somos un mundo paralelo aparte.

    No solo para el gobierno sino para la gente en general. Por eso yo reflexiono lo siguiente:

    Estamos ante un cambio social, sí. Pero la sociedad no siento que nos considere un “ente”, somos algo aparte para ellos. Cuando realmente nadie se da cuenta de que la interacción digital 2.0 es una extensión de la vida misma. Y me pregunto ¿como se desarrollara un cambio social si la sociedad muchas veces no nos reconoce como parte de ella?

    Saludos.

    Responder
  6. Alejo

    Estoy contigo Gonzalo, como siempre un gran post.

    Hace sólo 5 años (tengo 31) yo no sabia nada del mundo de Internet, ni siquiera tenía ordenador, ni consola, ni mp3, por lo tanto empecé en esto muy tarde, pero he visto (como dice alguien por ahí) que todo esto es una extensión de la vida misma y que nos la quieren “parcelar”, y no estoy dispuesto a ello.

    Seamos revolucionarios, ahora nos toca a nosotros.

    Responder
  7. Pingback: El Internauta: el eslabón más importante de la cadena | MisterIdea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>