Descansando en las manos de Dios

Photo by: Moose / AdMedia

El pasado 19 de agosto se cumplió el primer aniversario del fallecimiento de LeRoi Moore. LeRoi fué miembro fundacional de Dave Matthews Band y tocaba el saxo en la banda. Su muerte fue una sorpresa, había sufrido un accidente con un vehículo todo terreno dos meses atrás y, aunque se encontraba convaleciente, nada hacía pensar que las lesiones sufridas acabarían con su vida. La banda estaba de gira esperando que Moore se pudiese reintegrar pronto al grupo cuando conocieron la noticia.

La relación entre Dave Matthews y LeRoi Moore habia sido tensa, el fuerte carácter de ambos les había llevado a grandes discusiones. El ambiente se había enrarecido mucho entre los miembros de la banda y pensaron incluso en separarse. Sin embargo, tras cuatro años desde su último álbum de estudio decidieron ponerse a grabar un nuevo disco con bastantes dudas. La muerte de LeRoi Moore supuso un golpe tremendo pero se  convirtió en un acicate. Todos los miembros de Dave Matthews Band redoblaron su compromiso para dedicárselo a su amigo. “Lying in the hands of God” es una canción preciosa, triste y alegre a la vez, es una canción que a mi me deja en paz, y es una canción que Dave Matthews Band dedican a su amigo LeRoi Moore.

Es curioso. El propio Dave Matthews es un tipo tremendamente optimista. Para Dave Matthews la pérdida de seres queridos es algo con lo que ha tenido que luchar siempre. Dave es el tercero de cuatro hermanos, su padre murió, tras un largo cáncer, cuando Matthews solo tenía 10 años. En el año 1994, la hermana mayor de Dave, Anne, fue asesinada por su marido y este se suicidó posteriormente. Por aquel entonces, Dave Matthews Band empezaba a despuntar con fuerza. Dave no se vino abajo, acogió en su casa a sus dos sobrinos huérfanos y se lanzó a componer canciones optimistas, canciones en las que nos avisa que el tiempo juega en nuestra contra, canciones en las que nos transmite su inmenso amor a la vida. Y eso tiene mucho valor cuando te ha rodeado la muerte.

La mayoría de las personas no tienen que superar golpes tan duros. No he conocido a mucha gente que haya sufrido cosas similares pero te diré que es sorprendente como las personas que sufren situaciones tan terribles, a veces, demuestran tener un coraje inmenso. Creo que ese tipo de situaciones tienen que quitarte algo, algo por dentro se consume, desaparece, pero también sucede que hay personas a las que estas cosas les devuelven unas ganas enormes de vivir y una capacidad infinita de amar.

Dave Matthews, hablando sobre la muerte de su amigo LeRoi Moore decía que este tipo de cosas constituyen un buen motivo para dejar de quejarse. Creo que tiene toda la razón, es extraño como vemos que, en muchos casos, personas que no han sufrido, que no han conocido un dolor tan inmenso, se pasan el día quejándose por auténticas bobadas. Esas personas deberían aprender de gente como Dave Matthews y, sobre todo, deberían aprender de otra gente, completamente anónima, que ha superado auténticas situaciones límite y no va por ahí intentando dar pena. Si crees que la vida merece la pena, si tienes algo por lo que luchar, deja de hacerte la víctima.

Me encanta esta frase “Guarda tus sermones para alguien que tenga miedo a amar”. Le puedes dar las connotaciones que quieras al verbo “amar” en esta frase, da igual. Lo importante, creo, es que a veces amar algo o alguien, sentirlo, desearlo, nos puede producir miedo, el miedo a perderlo. Lo triste es que, muchas veces, ese miedo, esa inseguridad, nos impide disfrutar de lo que amamos. Creo que alguien que ha perdido a personas a las que ama y no tiene miedo a amar, está perfectamente cualificado para decir esta frase. Yo admiró a la gente que es capaz de hacer eso, esa es la clase de gente que mueve el mundo.

Así que nunca te rindas, no dejes de amar, no dejes de volar, aunque te digan que no es posible, no dejes de volar.

“Si nunca volaste, ¿por qué cortarías las alas de una mariposa? Vuela!

Puedes descargar la letra de “Lying in the hands of God” de Dave Matthews Band en inglés y español, haciendo clik aqui

14 pensamientos en “Descansando en las manos de Dios

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Alejo

    Hace unos días estuve jodido de ánimo, y no sé por que. El caso es que tus posts me ponen las pilas y dan ganas de “volar”. Este blog me gusta, ya lo sabes. Sigue así.

    Responder
  3. Oscar

    Lo triste es que tengan que darnos golpes para querer volar más y más alto, ¿verdad Gonzalo? Hay tantos tópicos que me vienen a la cabeza… lo que no te mata te hace más fuerte… se valora lo que se tiene cuando se pierde… enfín… No puedo estar más de acuerdo con tu post, y por ello una vez más no puedo dejar de decirte que me alegro de haberte vuelto a conocer, que que lástima de años perdidos y que que bien por los que nos quedan. Que la vida es intensa, que a veces hay que pararse a pensar, que los amigos se cuentan con los dedos de la mano, y que si, que hay que volar, y ya que estamos, volar alto, que la vida se vé con más perspectiva desde allá. Como dice Quino, ¿que tal si dejáramos de planear y voláramos más alto? Pero sobre todo, que no perdamos la esperanza, que no tengan que darnos dos hostias para valorar lo que tenemos, para querer estar vivos, y sobre todo, viviendo. Que no es lo mismo.

    Responder
  4. Artagerges

    Eso es Gon,te caes,y te vuelves a levantar.
    Si pierdes a alguien querido,siempre hay gente viva,
    que te quiere y te necesita.
    Nunca hundirse,nunca desfallecer,nunca dejar de intentarlo.Me gusta cómo pensáis Oscar y tú.
    Parece mentira que no seáis del atleti.

    Responder
    1. Oscar

      Bueno Artegerges, te contaré un secreto… No me gusta el futbol, tan sólo he visto algún partido en el Bernabeu precisamente con mi amigo Gonzalo, pero si me aficionara, creo que sería más seguidor de los de la ribera del manzanares ;-)

      Responder
  5. paz

    Muchas veces se te presentan situaciones límites yni nosotros somos conscientes de la capacidad que tiene el ser humano para soportar situaciones adversas. En un viaje a la India comprobé que hay gente que no vive en la pobreza, sino en la miseria y, a pesar de ello, de no tener nada para comer o de no haber comido en días, tienen una sonrisa en la boca. No desfallecen.

    Responder
    1. gongarcia

      María, gracias a ti, me alegro de que te guste el blog, no dejes de venir por aqui aunque últimamente ando muy liado y no puedo escribir todo lo que me gustaria. Lo dicho, un placer y nos vemos en la próxima Twittmac ;-)

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>